Kiss se pasaron por el America’s Got Talent en septiembre pasado para tocar el clásico «Detroit Rock City». No hay duda del atractivo multi-generacional de la banda, pero la actuación no fue una estrategia para atraer a un nuevo público preadolescente. Tenían que hacer un gran anuncio: después de 45 años, la banda de Nueva York se despide.

El ultimo hurra de KISS, la gira mundial End Of The Road, ya está en pleno desarrollo. La banda liderada por Paul Stanley y Gene Simmons, pasó los primeros cinco meses de 2019 rugiendo por Norte América y ahora se están abriendo paso por Europa. El calendario concluirá con una serie de conciertos en Australia y Nueva Zelanda en noviembre. Sin embargo, el verdadero gran final está aún por confirmar.

“Esta gira fácilmente podría durar uno o dos años, quizá incluso más”, dice el guitarra solista Tommy Thayer. “Tal y como han ido las cosas en la primera parte en Norte América que acabamos de terminar, ha sido fenomenal. No quiero parecer que estoy dándole bombo y platillo, pero la respuesta ha sido increíble, a los fans les está encantando, y nunca nos hemos sentido mejor haciendo una gira. Estamos enchufados y emocionados porque está yendo muy bien”.

Thayer es diez años más joven que Simmons y Stanley, que son los dos miembros originales restantes de KISS. Conoció a la banda a mediados de los años 80 mientras era miembro de una banda de glam metal, Black ‘n Blue. Después de que Black ‘n Blue fueran los teloneros de KISS en una gira, Simmons produjo su disco de 1986, Nasty Nasty.

Thayer y Simmons compusieron algo juntos y Thayer tocó en el disco de KISS, Hot In The Shade de 1989. Pero antes de unirse oficialmente a la banda, fue contratado para trabajar entre bambalinas, notablemente en producción de vídeo y ayudando a Ace Frehley a prepararse para la gira de reunión de 1996. Finalmente se convirtió en guitarra solista de KISS en 2002.

“Para empezar yo era fan. Conseguí el primer disco de KISS cuando salió en 1974”, dice Thayer. “Lo pedí para Navidad. Recuerdo ponerlo y escucharlo y pensar que eso era realmente fabuloso, pero sonaba diferente a lo que yo pensaba. Siempre estaba intrigado cuando veía fotos de la banda en una revista llamada Circus. Incluso antes de tener el disco pensé, ‘esta banda parece asombrosa. Me encanta ese rollo. Me encanta toda la presentación y la teatralidad’”.

Uno de los primeros conciertos de Thayer en KISS fue en el Telstra Dome (ahora Marvel Stadium) acompañado por la Melbourne Symphony Orchestra. La actuación se convirtió en la edición de 2003, Symphony: Alive IV. Thayer lo recuerda como una prueba de fuego.

“Estar en la banda como guitarrista y venir y hacer un show fue como si eso fuera la hostia”, dice. “Tengo que decir que había un poco de presión en ello porque no solo era un gran concierto, sino que también se iba a filmar para un DVD y se iba a grabar para un disco en directo”.

“Yo había hecho un par de cosas el año antes, en 2002. Lo reemplacé en un par de bolos cuando Ace no apareció. Así es como mas o menos todo empezó. Melbourne y el concierto con la sinfónica fue una experiencia asombrosa. También estuve implicado en la realización del DVD KISS Symphony, porque había hecho mucho trabajo con la banda produciendo y montando vídeos”.

“Pasamos más tiempo preparándonos y ensayando para esta gira (End Of The Road) que ninguna otra en la que haya estado o en ninguna gira que haya visto a otra banda en la que yo haya estado involucrado”, dice Thayer. “Creo que fue por el tamaño de la gira y lo grande que iba a ser el asunto. Sabíamos que iba a ser una gira enorme así que eso nos incentivó para asegurarnos de que lo tenía todo”.

“Sé que a veces los fans más acérrimos piensan que no profundizamos lo suficiente en el repertorio, pero obviamente queremos tocar las canciones que van a recibir la mayor respuesta y que la gente realmente quiere escuchar”, dice Thayer. “Pasamos mucho tiempo mirando eso cuando ensayamos. Hablamos mucho sobre cómo será el repertorio y cómo queríamos enfocarlo. Las canciones que escogimos son realmente las que mejor funcionan y hace el concierto más dinámico y obtienen la respuesta de la multitud lo mejor que podemos”.

KISS han hecho dos discos desde que Thayer se uniese a ellos, Sonic Boom en 2009 y Monster en 2012 pero su papel ha sido fundamentalmente como artista en directo. Es guitarrista profesional desde hace casi cuatro décadas y el Spaceman de KISS desde hace 17 años. Ya no se siente intimidado por la tarea, pero tampoco es inmune a un poco de sorpresa ingenua.

“Yo fingía que tocaba la guitarra en la sala de estar de mis padres cuando venía del instituto antes de tocar incluso la guitarra de verdad. Así que esto ha sido un auténtico viaje para mí”, dice Thayer.

“Ace Frehley fue obviamente una parte importante de la banda cuando empezaron, muy querido. Reemplazar a alguien así, ocupas un gran hueco, así que hace falta tiempo para que la gente se acostumbre a mí. A estas alturas realmente ya no me pongo nervioso. De hecho me encanta salir y patear culos”.

Fuente: http://www.mixdownmag.com.au/goodbye-kiss