21 mayo, 2017

Kiss descarga en Bolonia su segundo concierto en Italia, ante un pabellón casi lleno.

Javier Rueda

No Comments

Tags: KISS KISS EUROPA 2017 kiss tour europe 2017

Apenas siete horas para que diera comienzo el mayor espectáculo del mundo, despegamos desde Madrid rumbo a Bolonia. Aterrizamos, y a pesar de ir con el tiempo tan justo, gracias a la cercanía del aeropuerto y el hotel (aproximadamente 10 kilómetros), a las seis de la tarde ya estábamos en el Unipol Arena, recinto más pequeño que el pabellón de Madrid.

Al fondo de la pista había una grada supletoria, y la parte trasera de grada estaba vacía, tres cuartos de entrada. Tras la visita obligada a los puestos de merchandising (por cierto, cada vez más caros), nos dirigimos a nuestros asientos.

Nueve en punto de la noche. Después de la actuación de los teloneros (Revenge) y tras el mítico tema de Led Zeppelin, se hizo la oscuridad. Focos rojos alumbraban al público. “Alright Bologna…!” Suenan los primeros acordes de Deuce, cae el telón y tiene lugar un espectacular comienzo en el que Gene, Paul y Tommy bajan en la plataforma, al mismo tiempo que también bajan Eric y su batería. Mucho humo y pirotecnia, y como es habitual en este gira, Paul llevaba la guitarra decorada con la bandera en este caso de Italia. Según acaba dicha canción y sin ninguna pausa, comienza “Shout It Out Loud”.

Como ya se ha dicho en crónicas anteriores, hay mejoras en el espectáculo: pantallas laterales verticales, grúas que desplazan a Gene y a Tommy… ¡Apenas tuvimos a Tommy a tres metros! Solo por eso ya mereció la pena asistir al concierto. Respecto al set list que abrió la gira europea, existió alguna variación. Echamos de menos clásicos como “Cold Gin”, “Let me go Rock and Roll”, y sobre todo, la mítica “Love Gun”. Tras “Rock and Roll All Nite” llegan los dos bises: “I was made for lovin’ you” y “Detroit Rock City”. Finalmente, nos despiden con ”God gave Rock and Roll to you II” y en la pantalla podemos ver “KISS loves you”.

Al día siguiente visitamos Bolonia. Tras cuatro horas pateando la ciudad, y cuando nos dirigíamos a coger un autobús para ir al aeropuerto, pasamos por la puerta de un hotel en el que había un montón de gente, algunos con camisetas de KISS. Nos llamó la atención el hecho de que en la puerta hubiera dos vehículos Mercedes con los cristales tintados. Preguntamos y nos dijeron que podía ser que dentro estuvieran Tommy Thayer y Eric Singer, pero dudaban que estuvieran Paul y Gene. Por falta de tiempo tuvimos que seguir nuestro camino, y cuando nos montamos en el autobús nos encontramos con dos fans de KISS de Barcelona que nos confirmaron que estaban todos los miembros del grupo comiendo en ese hotel (el único de cinco estrellas de Bolonia). Una pena no haber tenido más tiempo, por lo menos para haberlos visto salir. ¡Otra vez será!

Texto y fotos: Jose y Susana