14 febrero, 2020

El guitarrista de KISS, Tommy Thayer recordó la vez en la que el personal de un hotel llamaron al equipo de SWAT para manejar a Gene Simmons después de que amenazase con volar el edificio.

El incidente tuvo lugar en Buffalo cuando la banda estaba en su gira de despedida en junio de 2000. En aquella época, Thayer era el tour manager, lo cual significaba que la responsabilidad cayó sobre él cuando las tretas de Simmons se convirtieron en un problema.

“Habíamos vuelto al hotel después del concierto, y la gente estaba volviendo a sus habitaciones, pidiendo el servicio de habitaciones y ese tipo de cosas”, le contó a BackstageAXXess en una entrevista reciente. “Gene Simmons es verdaderamente insistente, si está en un hotel y llama a recepción o al servicio de habitaciones o lo que sea, y tardan más de dos o tres tonos de llamada en cogerle el teléfono, se pone realmente furioso. Yo estaba sentado en mi habitación, y me llamaron desde recepción y me dijeron, ‘Tenemos un verdadero problema. Acabamos de llamar al equipo de SWAT, a la policía, para que vengan, porque uno de los tu grupo ha amenazado con volar el hotel’. Yo estaba pensando, ‘Creo que se quién podría ser’. Coge el teléfono o volaré este lugar, ese es el estilo de Gene Simmons”, dice Thayer en broma.

“Pero nos metió en problemas, porque vino la policía y pensaron que era una amenaza real de bomba. Tuve que asegurarles a todos que todo estaba bien, que este tipo… solo quería sus galletas y leche después del concierto”.

Simmons y KISS previamente aprendieron lo que sucede cuando hay una amenaza de bomba: en 1986, su concierto en el Brown County Veterans Memorial Arena en Ashwaubenon, Wisconsin, fue evacuado después de que la policía recibiese una llamada de un chico de 16-18 años. Este tipo dijo que estaba “deprimido por el rock ‘n’ roll” y que quería “ponerle fin”, añadiendo que un artilugio estallaría a las 7:40 pm.

La policía local despejó la arena en torno a las 7:20 h. mandando a 6.000 fans afuera bajo una tormenta de nieve. Pero después de que pasase la hora indicada, la multitud fue readmitida unos 40 minutos después. El Green Bay Press-Gazette después comentó el concierto, indicando que “si hubiera explotado una bomba en el concierto de KISS de anoche, ¿Lo habría notado alguien? Difícil de decir. Estos tipos son bastantes salvajes”.

Fuente: https://ultimateclassicrock.com/gene-simmons-bomb-threat/