3 mayo, 2021

LOS SOLITARIOS DEL 78. LAS ICÓNICAS PORTADAS DE LOS LPS QUE MARCARON UN ANTES Y UN DESPUÉS.

Javier Rueda

No Comments

Tags: Ace Frehley Gene Simmons KISS Paul Stanley Peter Criss

En septiembre de 1978, los cuatro miembros de KISS editaron sus respectivos discos en solitario a la vez. Sus portadas se han convertido en icónicas con el paso del tiempo, siendo utilizadas para multitud de productos de merchandise comercializados por la banda durante estas más de cuatro décadas. Aunque el autor de dichas portadas fue el artista Eraldo Carugati, dato que seguramente la inmensa mayoría de fans ya sepan a estas alturas, la idea y el concepto general fue de, una vez más, Dennis Woloch, el director artístico de KISS. Carugati también fue el autor de la portada del disco FLY BY NIGHT de RUSH tres años antes. Pero veamos cómo se gestaron dichas portadas y cuál fue el proceso de creación…

El principal objetivo para las portadas de los discos en solitario era obtener una calidad atemporal, comenta Woloch en una entrevista. Él quería que nunca parecieran ubicadas en una fecha concreta. Habría sido muy fácil poner a cada miembro con su traje y con un decorado de fondo que complementara su personaje escénico, pero Woloch decidió huir de ese concepto por completo. Así que Woloch decidió que las portadas de estos cuatro discos tenían que ser retratos; al diablo con las fotografías de cuerpo entero. Al principio en su cabeza se lo imaginaba como una fotografía, pero aun con la mejor de las iluminaciones y con el mejor de los fotógrafos, la idea no le terminaba de convencer. Y entonces pensó que debía ser una pintura, eso le daba una calidad atemporal, como el presidente de los Estados Unidos, al que le pintan un cuadro.

Empezaron a buscar a artistas y se toparon con el trabajo de Eraldo Carugati en unas ilustraciones de un anuario de directores artísticos. En aquel entonces había anuarios de ilustradores editados por la Sociedad de Ilustradores. Grafishe tenía un anuario que contenía todo sobre ilustración, diseño gráfico y fotografía. Y Communication Arts, CA tenía lo mejor del año en publicidad, ilustración y fotografía. En uno de esos anuarios vieron el trabajo de Carugati, que era algo que había hecho para Playboy. Carugati, de ascendencia italiana y que al parecer hablaba varios idiomas (italiano, inglés, francés y alemán) trabajaba para el estudio de arte y fotografía comercial Stephens, Biondi y DeCicco ubicado en Chicago, y además los fines de semana arbitraba partidos de fútbol, lo cual era bastante sorprendente ya que tenía 56 años en aquel entonces.

En un principio lo contrataron solo para que hiciera unos bocetos, porque Woloch no estaba seguro de que pudiera conseguir el resultado deseado. Woloch le dio a Carugati las fotografías de la portada del tourbook de las giras LOVE GUN y ALIVE II para que las usara como referencia.

Una vez realizados, los bocetos estaban bien pero no eran nada del otro mundo, confesó Woloch. Ahí es cuando Woloch empezó a preocuparse, dudando de que Carugati pudiera cumplir con lo solicitado. Woloch habló con él, no estando seguro de su capacidad, pero Carugati le aseguró que las portadas serían hermosas, y que no se preocupase. Cuando llevaba tres cuartas partes ya hechas de los retratos, Woloch decidió volar a Chicago para supervisar el trabajo y ahí es cuando respiró aliviado al ver que iban a quedar geniales. Le había puesto el retro-iluminado que Woloch le había pedido, detrás del cabello para conseguir ese efecto de halo sobre el fondo negro solicitado. Sin embargo los cuatro tenían la misma iluminación amarillenta-blanca, y eran muy similares. Woloch necesitaba individualizarlos más. Y entonces fue cuando le vino a la cabeza una idea: Woloch recordó unos pins de metal con los autógrafos de los cuatro miembros que se habían fabricado años antes y que iban sujetos a un trozo de cartón, cada uno con un mensaje distinto. A Woloch se le ocurrió utilizar un color diferente para el cartón de cada miembro. El rojo para Gene porque escupía sangre y fuego. Verde para Peter por la jungla, azul para Ace y púrpura (o fucsia) para Paul por ser el amante y la pasión se representa con ese color. Así que cuando estaba supervisando las pinturas de Carugati en Chicago se le ocurrió que cada retrato tuviera un color distinto al recordar esos pins que habían hecho anteriormente y le dio instrucciones a Carugati de que le pusiera a Gene la luz de color rojo, la de Ace azul, etc…

Luego se dio cuenta de que los cuellos se cortaban de golpe, de forma abrupta, y justo debajo ya estaba el negro. Parecían decapitados, así que Woloch le preguntó a Carugati si tenían a alguien en el estudio que trabajase con aerógrafo, así que hicieron que esta persona retocase con el aerógrafo las pinturas para que los cuellos se desvanecieran suavemente y no acabasen con un corte seco. Woloch también tuvo la idea de hacer el logo de KISS con doble trazo, dejándolo hueco en lugar de rellenarlo de color, ya que pensó que eso estropearía las portadas. Y lo mismo con sus nombres, utilizando un tipo de letra contorneada, sin relleno. Quería mantener las portadas lo más sencillas, sutiles y atemporales posible. Tras esta única visita de Woloch a Chicago para supervisar cómo iba el trabajo en las portadas, Carugati aseguró que en dos semanas entregaría el trabajo terminado, y así fue. Destaca el hecho de que Carugati no firmase dichas obras, tal vez sabiendo que se trataba de un trabajo comercial para terceros o posiblemente debido a su humilde personalidad sin un ego demasiado grande.

Carugati llevó bajo el brazo los cuadros a Nueva York, cuyos tamaños eran de 60×60 cm. (el doble que un LP) y se los mostró a todos en las oficinas de KISS en Manhattan y todo el mundo se quedó maravillado al ver esas bellas obras de arte. Pero justo ahí en ese instante se dieron cuenta de que la pintura de Gene necesitaba algo. En ese momento, alguien de los allí presentes (tal vez Bill Aucoin) sugirió añadir una gota de sangre por la comisura de la boca. Carugati sin inmutarse dijo “Vale” y sacó un trozo de cartón del bolsillo que tenía grumos secos de pintura de gouache (témpera en español) y sacó un pincel fino. Pidió un poco de agua, se la dieron y mojó el color rojo que estaba seco para ablandarlo de nuevo, y empezó a pintar sobre la pintura de Gene. ¡Woloch casi se muere de un infarto en ese momento! Le dijo, “Eraldo, por favor, no lo estropees. Es tan hermoso. ¡Oh Dios!”. Y pintó esa gota de sangre en tres minutos. Lo hizo justo ahí, delante de todos, la sombra de la gota, el brillo, y Woloch le dijo “¡Tío, es fantástico!”. Y ahí concluyó el trabajo de las portadas de estos cuatro icónicos discos. En ese momento Woloch le ofreció una taza de café a Carugati, quien gustosamente aceptó y cuando Woloch le preguntó cómo lo quería este le contestó, “Negro como mi alma”.

Existen algunas copias del disco de Paul Stanley con un misprint (error de impresión) cuyo cuello no termina difuminado suavemente, sino que acaba con un corte seco y en pico.

Aquí podéis ver la comparación entre ambos:

Al igual que hay algunas copias del disco de Ace Frehley con las letras de la contraportada en color lila en lugar de azul. Como siempre, estas copias “raras” suelen ser bastante buscadas por los coleccionistas más acérrimos que lo tienen todo y buscan estas rarezas para completar sus colecciones.  Otro detalle digno de comentar se encuentra en la cara de Ace Frehley, donde su ojo izquierdo está claramente más bajo que el derecho, fenómeno este que se da en todas las copias existentes, de cualquier país y formato, por lo que obviamente se debió a un pequeño fallo de Carugati al pintar ese retrato y no a un error de imprenta.

En 1992 el grupo MELVINS editó tres EPs cuyas portadas eran un homenaje total a los discos en solitario de KISS de 1978. Las portadas de estos 3 vinilos tenían el retrato del músico en cuestión en primer plano sobre fondo negro y las letras con el mismo color y tipografía, todo idéntico a las de KISS. La de King Buzzo emulaba a la de Gene Simmons, la de Dale Crover imitaba a la de Peter Criss y la de Joe Preston hacia lo propio con la de Paul Stanley. Dichos EPs de MELVINS también incluían un poster como inserto con el mismo diseño que el que traían los LPs en solitario de KISS,  de ese modo el homenaje era completo.

Aquí las podéis ver:

Artículo de Mauricio Vázquez/KISS ARMY SPAIN